ERMITA DE GUADALUPE

El elegante Santuario de la Virgen de Guadalupe, patrona de Hondarribia, es visible desde prácticamente todo el municipio. La ermita está situada en el monte Jaizkibel (545 m) y fue erigida en el siglo XVI. Destruida y reconstruida varias veces tras los asedios sufridos por la ciudad a lo largo de la historia, la construcción actual es del siglo XIX.

Los habitantes de Hondarribia veneran a la Virgen de Guadalupe, rodeada de maquetas de barcos y objetos marinos donados por pescadores en cumplimiento de un voto a la virgen. Cada 8 de septiembre, se celebra una romería en las campas que rodean el santuario. El tradicional alarde, que conmemora la victoria contra las tropas francesas en 1638, desfila hasta la ermita, donde cada compañía realiza una descarga en honor a la Virgen.

Por otro lado, el visitante disfrutará de unas magníficas vistas de la Bahía de Txingudi y de varias fortalezas situadas cerca del santuario.

http://turismo.euskadi.net/es/patrimonio-cultural/santuario-de-guadalupe/x65-12375/es/

FUERTE DE GUADALUPE

El fuerte de Guadalupe es una de las construcciones defensivas más bellas de Hondarribia. Esta fortaleza está situada en el monte Jaizkibel (545 m), cerca del santuario de Guadalupe.

La ubicación estratégica de la ciudad exigía una gran fortaleza defensiva y no sólo en el casco antiguo, ya que las murallas se extienden, en forma de múltiples fuertes, por todo el municipio.

La construcción comenzó en 1890 y culminó 10 años más tarde. Durante la Guerra Civil funcionó como prisión. En 1989 fue adquirido por el Ayuntamiento de Hondarribia y en 1994 pasó a ser considerado Bien Cultural, con la categoría de Conjunto Monumental.

Actualmente, se realizan visitas guiadas durante los fines de semana entre mayo y septiembre.

http://turismo.euskadi.net/es/patrimonio-cultural/fuerte-de-guadalupe/x65-12375/es/

MONTE JAIZKIBEL

El monte Jaizkibel, componente clave del paisaje bidasoarra.

Supone un componente clave del paisaje. Con una disposición paralela a la costa, las caídas hacia el mar son muy abruptas en la parte occidental, con acantilados de hasta 240 m de altura. En su parte más oriental el relieve es menos abrupto y se forman pequeñas calas y barrancadas en el devenir de los arroyos hasta el Cantábrico. En estas zonas se refugian también especies de flora extremadamente raros en el resto de Europa, como algunos helechos tropicales. Algunas colonias de gaviotas, tanto sombrías como patiamarillas, poseen sus nidos en los acantilados de Jaizkibel. Otras aves marinas, algunas muy raras como el paíño común, también se han citado en este entorno, junto a especies de reptiles tan interesantes como el lagarto verdinegro o la culebra verdiamarilla.

http://www.bidasoaturismo.com/index.php?option=com_content&view=article&id=152&Itemid=298&lang=es

HONDARRIBIA FUENTERRABIA

Es una localidad para dejar de lado el estrés y que el tiempo discurra desde una terraza de la Plaza de Armas en pleno centro histórico o de la calle San Pedro, en el Barrio de la Marina. Es un placer observar el ambiente de la calle mientras se degustan unos pinchos o sentir los cálidos rayos de sol que iluminan la localidad. Una invitación a olvidarse del tiempo y a pasear por el casco histórico, disfrutar de las terrazas, de rincones tranquilos que relatan la historia de la ciudad.

Es momento de olvidar el reloj, de pasear por sus calles de sabor marinero, o de dejarse llevar entre la arquitectura de sus calles medievales y de escuchar la historia de la ciudad a través del silencio de sus murallas.

Un tesoro de historia

Las murallas de Hondarribia, cuya construcción se atribuye al rey visigodo Wamba, han sido testigo del paso por la comarca de Enrique V de Castilla, Felipe el Hermoso, Juana la Loca, Carlos V, Luis XIV de Francia, la infanta María Teresa, Felipe V, Fernando VII o Napoleón, entre otras personalidades.

http://www.irunhondarribiahendaye.com/index.php?option=com_content&view=article&id=12&Itemid=209&lang=es

 

IRUN

Cargada de historia y episodios bélicos, por su situación fronteriza con Francia, la ciudad, entre el río Bidasoa y el macizo de Peñas de Aia, ofrece un entorno extraordinario de paisaje y cultura, con todos los recursos necesarios para disfrutar del deporte, el ocio, el descanso o la gastronomía.

Hoy en día es un importante nudo de comunicaciones con Europa y destaca por la importancia de su comercio y por Oiasso, el acontecimiento arqueológico más importante del panorama guipuzcoano de finales del siglo XX.

http://www.irunhondarribiahendaye.com/index.php?option=com_content&view=article&id=11&Itemid=210&lang=es

BIDASOA-TXINGUDI (Irun-Hondarribia-Hendaya)


¿Quién no ha soñado alguna vez con poder visitar dos países europeos a la vez y además descubrir una cultura milenaria?.

Bidasoa-Txingudi es un espacio único donde se unen océano, montes y ríos, donde coexisten las lenguas y culturas vasca, francesa y española, con una amplia y variada oferta turística.

Esta comarca transfronteriza y protegida ha sabido preservar su gran patrimonio natural e histórico, donde los vestigios romanos y medievales así como la arquitectura de principios de siglo y neo-vasca constituyen el decorado de sus calles.

Engarzado entre el mar y la montaña, es un lugar ideal para ir de excursión por los montes cercanos o recorrer el Camino de la Bahía, alojarse en agro-turismos y conocer más de cerca el medio rural, practicar deportes náuticos, descansar en uno de sus numerosos camping o centros de vacaciones, o bien gozar del relax, las compras y los festivales, alojados en una tradicional casa rural o en un hotel de lujo.

Turismo activo, de negocios o de playa, tú eliges… Bidasoa-Txingudi te espera…

http://www.irunhondarribiahendaye.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10&Itemid=207&lang=es